domingo, 20 de agosto de 2017

Oración vocacional: mes de agosto

En este mes de agosto, en el que todavía muchos están de vacaciones y otros trabajando, queremos rezar por las vocaciones oblatas a la luz de “caridad don't stop;”, como impulso a seguir viviendo de aquella caridad, fuente de gozo en todo momento de la vida, que nos caracteriza como oblatos desde el principio de nuestra historia.

En el prefacio, mons. Marcello Zago, nos recuerda que la caridad vivida en comunidad es respuesta a un mundo dividido y egoísta y que suscita conversiones y vocaciones.



sábado, 19 de agosto de 2017

El Camino ofrece reconocer a un Dios detallista y cariñoso: María

Otro precioso testimonio del Camino de Santiago. María de Aluche (Madrid) comparte con nosotros su experiencia.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
María en el centro de la foto

Existen muchos tipos de recuerdos y, para mí, el camino de Santiago en compañía de la familia oblata, es uno precioso de vida.

Me explico: al estar andando entre increíbles bosques de eucaliptos, collares de telas de araña con perlas translúcidas escondidos entre viñedos, personas con las que vas creciendo poco a poco y que van compartiendo trocitos de alma gratuitamente al sentirte familia...  me doy cuenta de que hay pocas experiencias que me hayan evocado tan profundamente y de esa manera la palabra “vida”. Y, mientras tanto, sigues caminando. Sigues conchas y flechas amarillas  mientras que el “¿cuanto queda?” es un una pregunta convertida en misterio que nadie se atreve a sacar a la luz, por si las moscas.

Entre sonrisas a desconocidos y deseos de un buen camino (que ya no sabes si es dirigido al del alma o al de tus pies) musitados entre cansancios del momento, hay mogollones de oportunidades para redescubrir un presente que vale la pena ser compartido, para fortalecer el alma. El camino nos ha ofrecido millones de oportunidades para sorprender y ser sorprendidos. Ofrece reconocer a un Dios detallista y cariñoso. Un Dios de Vida.

Ha habido obstáculos difíciles de superar, (no ha sido un camino de rosas, sino el de Santiago) pero la alegría de saber que los que andan contigo te ofrecen un apoyo constante y sincero, ha sido tan fuerte, que ha podido con las dificultades filtrando cristalitos de luz donde parecía imposible encontrarlos.
Me llevo muchísimos testimonios que han calado en mi alma y por los que doy infinitas gracias.
Estoy de acuerdo con que el camino cambia con la manera en que tú lo miras y, por ello creo que hay que enseñar a descubrirlo con cariño y entrega: amoldándose a él y no al contrario.

Ha sido todo un honor poder compartir esta experiencia junto a los Oblatos, les estoy muy agradecida por haber hecho posible este regalo.

P.D:  Y sigo caminando, ¿por qué?, porque confío en que así, algún día, conseguiré hacerme camino ¡Ultreia!



Fotografías cortesía de Santiago Reyes

jueves, 17 de agosto de 2017

El Camino te da lo que necesitas: Belén

Hoy es Belén de Aluche (Madrid) quien nos regala su testimonio como peregrina.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En un principio yo no quería ir a hacer el Camino de Santiago. Sin embargo, Dios me quería allí. Me costó, pero al final decidí confiar y me embarqué en una aventura con Él.  Y desde el primer día le doy las gracias porque he participado en la peregrinación.

Durante este Camino me he encontrado con el Señor de muchas maneras distintas. Por ejemplo, a través de la naturaleza. También a través de las personas de los pueblos que cruzábamos y de otros peregrinos, que saludaban amablemente y daban ánimos para seguir. Y por supuesto he visto a Dios en los sacerdotes oblatos que nos acompañaban y mis compañeros de camino, así como en las oraciones y en las eucaristías.

Una vez me dijeron que el Camino no te da lo que buscas, sino lo que necesitas. En mi caso, se ha cumplido. De conversaciones con los demás, de la reflexión y de la oración mientras caminaba, he aprendido que a veces es más importante el camino que la meta, enseñanza que puedo aplicar a algunos ámbitos de mi vida. También que Dios da fuerza para poder seguir, y nunca me abandona.



Siempre lo ha dejado claro: “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”. Creo que eso es lo que hemos vivido en estos días, nos hemos ayudado unos a otros, hemos compartido camino… todo con Dios en el centro.


miércoles, 16 de agosto de 2017

Caminar desde el matrimonio: Rosa y Samuel

En el Camino también participó un joven matrimonio de Málaga. Rosa y Samuel comparten su experiencia con todos nosotros.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Para nosotros hacer el Camino de Santiago era muy importante. Y desde que supimos que se organizaba para los Jóvenes Oblatos estuvimos interesados en ir.


El Camino de Santiago comenzó antes de caminar en sí. Tuvimos que sacrificar las vacaciones familiares y dejar en Málaga a nuestros siete hijos, de lo cual no nos arrepentimos por todo lo que nos ha aportado.

La experiencia desde el principio ha sido de Comunión, una familia con un mismo sentir, un mismo Espíritu y una misma fe.

Ir descubriendo cada personaje de la Historia Sagrada e ir meditando mientras se caminaba, rodeados de tanta belleza, de la naturaleza, ha sido para nosotros muy enriquecedor.



El Camino para nosotros ha servido para desconectar de nuestro día a día agotador, además de ser una experiencia más en la que hemos tenido la ocasión de apoyarnos y animarnos el uno al otro, por supuesto también con el resto del grupo. 

Nos hemos encontrado con Dios en distintas y diversas ocasiones:  en la belleza de la creación, de la naturaleza, en los jóvenes con su servicialidad, tan poco común en personas de su edad; en los sacerdotes con su sencillez y cercanía; en los cocineros por su entrega y ejemplo de amor a Cristo; y como no, cada día en las oraciones y en la celebración de la Eucaristía.

Las adversidades que nos encontramos cada día en el camino, y los propios impedimentos particulares eran un motivo más de necesitar volver la mirada a Cristo encontrándolo en la oración que hicimos en pareja de laudes, Rosario...
Buscábamos renovar nuestra vocación matrimonial y a la vida familiar y le pedíamos a Santiago las fuerzas que muchas veces nos faltan.

Ahora sabemos que debemos seguir caminando junto a Él que es el Camino, la Verdad y la Vida para hacer de nuestra familia y nuestro amor signo del amor de Cristo a la humanidad.
Salimos fortalecidos en la vocación de seguir la llamada del carisma Oblato que confirmamos querer para nuestra vida y nuestra familia.

Después de estos días de cansancio físico pero llenos de la fuerza del Espíritu Santo que ha estado presente en los días compartidos sólo nos queda dar gracias a Dios.

¡Gracias Señor!

martes, 15 de agosto de 2017

El año de las vocaciones omi


Con motivo de la solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora, el Superior General escribe una carta con fecha del 15 de agosto de 2017, en la que convoca un "Año de las Vocaciones Oblatas".

Se trata de una alegría, una esperanza y una responsabilidad para todos los que formamos parte de la Familia Oblata.

Compartimos el texto integro de la carta.



--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

L.J.C. et M.I.

Queridos Hermanos Oblatos, y todos nuestros Hermanos y Hermanas asociados al Carisma Oblato,

¡Feliz fiesta de la Asunción de Nuestra Señora!

En el curso de estos últimos años, las voces de muchos jóvenes oblatos de las diferentes Regiones de la Congregación, con una pasión viva y grande por nuestro futuro, expresaron claramente a los miembros del Gobierno Central que querían ayuda y guía en la renovación del ministerio de invitar a nuevos miembros para que se unan a nosotros. Expresaron su amor por nuestro carisma y el deseo de invitar a nuevos miembros, a menudo frente al desánimo y a la crítica de compañeros Oblatos que simplemente aceptan e incluso justifican la falta de jóvenes interesados en la vida religiosa misionera.

Algunos Oblatos mayores, igualmente, pedían un renovado compromiso con el ministerio vocacional. Expresaban su profunda fe en la capacidad de Dios para aumentar el número de vocaciones incluso en las situaciones más difíciles. ¡Recuerden el episodio en el que Moisés golpeó la roca! Están convencidos de que la acción del Espíritu aún empuja a los jóvenes a comprometerse en el seguimiento de Jesús como Misioneros Oblatos de María Inmaculada.

A la luz de estas voces, el 8 de diciembre de 2013, dirigí una carta a la Congregación sobre el ministerio de las vocaciones. Los Oblatos se sintieron respaldados para llevar adelante la promoción de una conciencia vocacional. Uno de los primeros frutos de este movimiento del Espíritu fue el Año Vocacional 2015/2016 celebrado en América Latina. Ésta ha sido la primera Región de nuestra Congregación, y la única hasta ahora, en patrocinar un año vocacional y en organizar un congreso para toda la Región. ¡Felicidades!

Otro fruto ha sido el primer congreso vocacional para toda la Congregación celebrado en Aix el pasado mes de julio con 32 oblatos llegados de todo el mundo. El tema fue hermoso y significativo: “ ‘Ven y Verás’ (Juan 1, 39): Centrándonos en la Alegría y Generosidad de Nuestra Vida Oblata.” Los miembros del Congreso invitaron a la Congregación a dedicar un año entero al tema de las vocaciones oblatas. Este momentum del Espíritu fue recogido por el Capítulo General de 2016 que aprobó una recomendación para el Gobierno Central recién elegido: “Declarar un Año para las Vocaciones oblatas en el presente mandato, tal como recomendaba el Congreso sobre las vocaciones oblatas.” (Artículo 28.4, pág. 32 ACTAS, Versión española).

Como respuesta a esta llamada del Capítulo general, anuncio el “Año de las Vocaciones Oblatas” del 8 de diciembre de 2017 al 25 de enero de 2019. El tema es el mismo del Congreso de vocaciones de 2016: “‘Ven y Verás’ (Juan 1, 39): Centrándonos en la Alegría y Generosidad de Nuestra Vida Oblata.”

Este “Año de las Vocaciones Oblatas” servirá de apoyo y a la vez se fortalecerá con la invitación del Papa Francisco a consagrar un año a “los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional”. De hecho, en el mensaje personal que nos dirigió en la audiencia con los miembros del Capítulo General el pasado 7 de octubre de 2016, puso ante nuestros ojos la urgencia de comprometernos con el ministerio de las vocaciones a la luz de las necesidades de la Iglesia: “El trabajo que hay que hacer para realizar todo esto (una Iglesia que sea para todos) es grande y también vosotros tenéis vuestra contribución específica que ofrecer… El campo de la misión de hoy parece agrandarse cada día… 

Por tanto, hay necesidad de ustedes, de su audacia misionera, de su disponibilidad para llevar a todos la Buena Noticia que libera y consuela” (Actas, Discurso del Santo Padre el Papa Francisco, pág. 7, edición española). Estas palabras, y todo su mensaje, no suenan como si el Papa Francisco creyera que ya hemos hecho nuestro trabajo, como si pudiéramos retirar nuestras Cruces Oblatas y desvanecernos en el pasado. ¡La Iglesia cuenta con nosotros para responder a las necesidades de los pobres de hoy y “escribir nuevas páginas” en la historia de la evangelización!

El “Año de las Vocaciones Oblatas” está siendo coordinado por el P. Cornelius Ngoka, OMI, como parte de su trabajo como Asistente General para la Formación. El comité organizador está presidido por el Padre Antoni Bochm, Consejero general para Europa, con la ayuda del Padre Guillaume Muthunda, Consejero general para África/Madagascar. Pronto tendremos más información. Pido a cada unidad que empiece ya a pensar de forma creativa y que trabaje para hacer de este año una renovación dinámica de nuestro compromiso con el ministerio de las vocaciones. Una forma más adecuada para iniciar la planificación de este especial “Año de las Vocaciones Oblatas” sería la creación de un comité especial en cada unidad, que trabaje al unísono con el gobierno de la unidad.

En esta fiesta de la Asunción de María, recordamos la gracia especial que recibió San Eugenio mientras bendecía la estatua de María Inmaculada aquel 15 de agosto de 1822. Aquella gracia desvaneció sus preocupaciones sobre el futuro de su pequeño grupo misionero e hizo crecer en la seguridad de que no era sólo su idea, sino que verdaderamente era la obra del Espíritu. Se le dio la convicción de que “nuestra querida Sociedad” sería fuente de gran santidad para nosotros y de gran beneficio misionero para la Iglesia. Confiamos el “Año de las Vocaciones Oblatas” a María Inmaculada, el modelo y salvaguarda de nuestra vida consagrada. Que su testimonio engendre en nosotros una profunda fe en que, con Dios, nada es imposible. Su presencia orante entre nosotros hará de este “Año de las Vocaciones Oblatas” un acontecimiento lleno del Espíritu, nos abrirá sorprendentes perspectivas y nos llenará con una inmensa esperanza.

Querría ya desde ahora expresar mi gratitud por vuestra participación generosa y con todo el corazón en este “Año de las Vocaciones Oblatas”.

Sinceramente en Jesucristo y María Inmaculada,

Padre Louis Lougen, OMI
Superior General

Solemnidad de la Asunción, 15 de agosto de 2017.