domingo, 23 de agosto de 2015

PilgrimAIX - II - Testimonio de Lorena

Lorena, joven malagueña ligada a la Pastoral Juvenil de los oblatos en la comunidad parroquial de la Esperanza y San Eugenio de Mazenod en Málaga, comparte con nosotros en este segundo testimonio lo vivido en la peregrinación de la Juventud Oblata a Aix-en-Provence.

Cartel de la peregrinación de jóvenes a Aix-en-Provenza y Lorena.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Como joven ligada al carisma, siempre me ilusionó la idea de visitar Aix y Marsella. Sin embargo, curiosamente, cuando se me propuso la idea de asistir al encuentro europeo de jóvenes, que iba a ser allí mismo, mi primera respuesta fue “no”. Sopesé ciertos aspectos y circunstancias y tomé una decisión pensando que “seguro que en otra ocasión tendré la oportunidad de hacerlo…”.

Hoy sé que no tuve en cuenta todos los factores y es que… ¡me estaban invitando a vivir un encuentro europeo de jóvenes oblatos en las ciudades más importantes de la vida del fundador! Al final, y sabiendo que en el fondo era donde debía estar, acepté.

Todos los peregrinos en la tumba de San Eugenio.

Ha sido increíble pisar el suelo por donde él caminó, rezar donde él tanto rezó por sus oblatos y donde sintió que la Virgen le sonreía, donde formó la primera comunidad… y más increíble y emocionante si cabe, cantar con más de 40 jóvenes oblatos que representan a otros muchos más, casi 200 años después  ci sia tra voi la caritá delante de su tumba. 

 Los lugares de Aix hablaban por sí solos.

No pude dejar de dar gracias a Dios por cómo fue, por cómo lo hizo, por su carácter fuerte y su gran empeño en hacer llegar la Salvación, porque gracias a eso yo estaba allí, compartiendo con tantos otros un carisma que nos hacía vivir la eucaristía con una alegría contagiosa, que nos hacía rezar delante del Santísimo con ese sentido de familia y de unidad del que seguro se siente orgulloso. 


Repetía mucho delante de su tumba: Míranos, aquí estamos… mira a tus oblatos, gracias a su celo por la Salvación de las almas es que estamos aquí. 

Ya de vuelta, dar las gracias primero a los oblatos por la oportunidad que se me da continuamente y porque si se hubiesen conformado con mi “no”, no estaría escribiendo esto. También a Gonzalo, a quien conozco desde hace menos de una semana. Ha formado gran parte de esta experiencia  y hemos compartido mucho a pesar de cronológicamente parezca raro e incluso difícil.

 Compartir de muchas formas diversas.

Me traigo no sólo la nostalgia por todo lo que allí se ha quedado de cada uno de nosotros, sino también mucha ilusión y muchas ganas de continuar con esta misión viviendo la caridad, la caridad, la caridad y el celo por la salvación. 

sábado, 22 de agosto de 2015

PilgrimAIX - I - Testimonio de Gonzalo

Gonzalo, uno de los jóvenes del grupo Talita Kum de Pozuelo y uno de los colaboradores más fieles de Nosotros OMI, comparte la reciente experiencia realizada por los Jóvenes Oblatos de Europa que ha tenido lugar en Aix-en-Provence, Francia.

Cartel de la peregrinación de jóvenes a Aix-en-Provenza y Gonzalo

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una Aix-periencia inolvidable

21 de agosto. Veintiuno. Como cada día veintiuno, yo me acuerdo de San Eugenio de Mazenod, pero esta vez es un recuerdo muy distinto.

Hace un mes yo estaba terminando de leer un libro sobre su vida: San Eugenio de Mazenod. Un corazón grande como el mundo. Pensaba que había aprendido algo, yo creía que sabía mucho sobre sus obras, sobre su innovadora forma de cambiar el mundo en pleno siglo XIX… ¡qué ingenuo era! 


El lunes pasado yo estaba subido en un avión rumbo a Marsella; la pequeña comitiva española iba en busca de más jóvenes europeos para caminar juntos durante tres días. 45 personas de hasta 7 nacionalidades distintas unidas en una misma peregrinación, mirando hacia una misma meta.



Grupo al completo en la puerta de la iglesia de la Misión en Aix-en-Provence

Desde nuestra llegada a Aix-en-Provence, el viaje comenzó poco a poco a superar todas mis expectativas; españoles, italianos, irlandesas, alemanas, franceses, polacos y ucranianos, en seguida hicimos piña y formamos un gran grupo con ganas de disfrutar conociendo cuál fue la vida de San Eugenio. Y como cualquier cosa en la vida, da igual lo que te cuenten, siempre es mejor verlo con tus propios ojos. Ningún libro puede explicar qué se siente cuando te reúnes en torno a la mesa donde San Eugenio fundó la comunidad oblata hace casi 200 años, ninguna foto puede llegar a reflejar la unión de un grupo de jóvenes europeos rezando el padre nuestro, todos a la vez, cada uno en su lengua materna; ninguna entrada de blog podrá contar la fuerza que transmite orar alrededor de la tumba del fundador en la catedral de Marsella…

 Los oblatos tras la tumba de San Eugenio, a la izquierda,
 los 3 representantes españoles, a la derecha.

A lo largo de mi vida, he podido experimentar cómo algunas experiencias daban fruto y me hacían crecer como persona; pero es una novedad para mí que una de ellas haya dado fruto tan pronto. 

Ahora puedo decir que conozco a San Eugenio, me siento aún más cerca de él y de la comunidad oblata y vuelvo con ganas de dejar crecer en mí su carisma misionero. Soy feliz y me siento muy afortunado de haber podido vivir esta experiencia. Cada oración, cada canto, cada palabra,… la adoración eucarística, la misa diaria (cada día en un idioma), los paseos por Aix, los pies en remojo en Marsella en la orilla del Mediterráneo, la construcción de una maqueta con folios en blanco y un par de tijeras, el corazón de San Eugenio, la cruz oblata, los dulces europeos, los bailes en el claustro de la casa de Aix, los desayunos comidas y cenas, las salidas por la noche, las interminables y políglotas charlas, nuestras firmas bajo la imagen de los mártires, el arcoíris, los oblatos firmando la copia de los documentos de San Eugenio, la catedral de Marsella, las cervezas y los crepes,… cada cosa de este viaje ha contribuido a formar una nueva persona, con sus dudas, con sus inquietudes, con la confusión propia de un chico de 18 años, pero con más respuestas que hace 5 días. En la maleta tres souvenires: un sombrero de paja, un imán para la nevera y una caja llena de caramelos polacos; el sombrero se acabará rompiendo, los caramelos se terminarán y el imán pasará desapercibido entre la multitud de imanes de mi nevera, pero los recuerdos permanecerán, y mi fe seguirá aumentando.

 Gonzalo y otros jóvenes peregrinos

Me siento más orgulloso que nunca de pertenecer a esta gran familia y vuelvo cargado de energía para empezar el nuevo curso y poner en práctica esta misionera forma de vida como miembro del grupo de Talitakum Pozuelo.

En un momento de oración en la capilla.

Finalmente, sólo puedo dirigirme a Dios para agradecerle la existencia de este gran ejemplo de vida. Y a ti, San Eugenio de Mazenod, una misma palabra en distintos idiomas.

THANK YOU – GRAZIE – MERCI – GRACIAS – DZIĘKUJĘ – DANKE - SPASYBI

domingo, 16 de agosto de 2015

Oración vocacional oblata: mes de agosto

La oración vocacional del mes de agosto nos invita a afrontar uno de los retos más importantes de la actual vida cristiana: mantener la presencia de Dios. En un mundo donde, cada vez más, se parece eclipsar esa presencia, nosotros queremos seguir pidiendo que Él se haga presente y llame a jóvenes a trabajar por el Reino de Dios y por su Pueblo.


sábado, 8 de agosto de 2015

Viaje Misionero. Destino: ¡Uruguay!

"Selfie" de los protagonistas del Viaje Misionero 2015 a Uruguay

El 7 de agosto, en la improvisada capilla de la comunidad de los Mártires Oblatos de Pozuelo, tuvo lugar un particular envío misionero. Los protagonistas, después del Espíritu de Dios, eran 6 jóvenes laicas, 3 españolas y 3 italianas, y 2 misioneros oblatos, p. Adriano Titone y p. Sabatino Migliaccio.

 El momento del envío misionero y la imposición de las cruces





La comunidad reunida para este envío era muy heterogénea: familiares, amigos, oblatos...

El avión que les llevaría a Montevideo, Uruguay, partía a las 23.50 h. Un rápido refrigerio y rumbo al aeropuerto.




Las imágenes que llegaban al mediodía siguiente confirmaban que habían llegado bien a su destino.

Por delante 3 semanas para empaparse de la misión que los oblatos llevan adelante en este país de América del Sur para hacer comunidad entre ellos y con los oblatos de allá, y para encontrar a tantas personas como Dios quiera poner en su camino.

 Preparando materiales para llevar a la misión oblata en Uruguay

Este es un viaje, el Viaje Misionero, que permite cada año a los distintos participantes de esta experiencia, vivir en primera persona qué es la misión ad-gentes, y después transmitirla en sus respectivos lugares de origen. Esta actividad está promovida por la Procura de las Misiones de la Provincia Mediterránea.

Desde Nosotros OMI deseamos que esta experiencia sea rica y que, posteriormente, los protagonistas puedan compartirla con todos nosotros. ¡Buen Viaje Misionero!

Fotografía de la llegada al aeropuerto de Montevideo

lunes, 3 de agosto de 2015

Bodas de Diamante de una larga Vida Religiosa

60 años. Sí, se dice pronto, pero si se piensa... 60 años sirviendo a Dios como religioso, Misionero Oblato de María Inmaculada. El hermano Nicolás Fernández omi alcanzó el pasado 25 de julio esta significativa cifra.

Brindando en honor del hermano Nicolás Fernandez omi

Con este motivo de alegría, además de la acción de gracias celebrada el día de Santiago en su comunidad parroquial, el jueves 30 de julio se reunió en Aluche, una pequeña representación de hermanos oblatos para festejar estas bodas de diamante de vida religiosa.



El encuentro, magníficamente preparado por la comunidad anfitriona, dio la oportunidad de alegrarse por el testimonio de fidelidad y entrega del hermano Nicolás.

Por esos 60 años al servicio de la Congregación y de la Iglesia, demos gracias a Dios.

El hermano Nicolás junto a la pila bautismal de su pueblo,
Valdemorillo de la Sierra (Cuenca),
y recibiendo regalos: una bendición apostólica del Papa Francisco
y un bastón "para mejor seguir caminando"

domingo, 2 de agosto de 2015

Campamento de familias de Aluche "Dios te cuenta, Dios te encuentra"




Desde el 18 al 25 de Julio la comunidad Parroquial de San Leandro (Aluche) ha vivido un año más el campamento de familias y este año además "cumplimos 10 años". A través de los cuentos y junto con personajes como Peter Pan, los músicos de Bremen, el Caballero de la Armadura Oxidada, los tres cerditos entre otros; hemos vivido, rezado, jugado, aprendido, celebrado la eucaristía...formando una sola familia. Como dice el Señor: "Si no sois como niños, no entraréis en el Reino de los cielos", como niños nos hemos dejado sorprender un año más por Dios: "Dios te cuenta, Dios te encuentra". 
Colorín colorado....este cuento no ha terminado, tenemos todo el año para seguir viviendo en un solo corazón y una sola familia como hemos experimentado en este campamento. 
Gracias a todos por este campamento.